¡CALIENTE COMO EL INFIERNO!, LA DEVOCIÓN HACIA EL CAFÉ | Freim