ÉPICA A LA INCERTIDUMBRE

 

Finalmente la duda venció,
quise y deseé olvidarme de ella,
pero no podía…

Quise alejarme de ella,
pero me seguía constante y sonante,
como el reloj de la agonía.

Quise desaparecer,
pero la intriga me carcomía.

Pensé en suicidarme,
para no pensar, para no sentir,
Para no saber que pasaría…

Pensé que lo mejor sería alejarme de ti
y olvidarme de tu existencia,
pero tu mirada y el deseo interminable hacia tu ser,
siempre se interponía.

Y ahora, sólo sé que estoy muriendo
bajo este suplicio.

He buscado, vagado, trasnochado.
Me he perdido, pero no he ganado.
La incertidumbre ha ganado y yo…

Lee también:  No te pierdas el baile navideño de Harry Potter en la Ciudad de México

Yo he muerto y tú…
Tú te has desvanecido.

Compártenos tu opinión:

share on: