15 DISCOS QUE TIENES QUE ESCUCHAR ANTES DE MORIR: 12. – El nervio del volcán – Caifanes (1994)

12 El nervio del volcan

12. – El nervio del volcán – Caifanes (1994)

El álbum que consolidó una leyenda

A finales de los 80’s llegó a Latinoamérica el movimiento musical que estábamos esperando, el llamado “rock en tu idioma” fue la prueba de que no sólo en Estados Unidos y Gran Bretaña se podía hacer rock de calidad.

Desde España y Argentina empezó a expandirse este movimiento, Soda Stereo y los Héroes del Silencio llevaban la bandera y en nuestro país una banda levantó la mano, Caifanes.

Saul Hernández, Alejandro Marcovich, Sabo Romo, Diego Herrera y Alfonso André, con su primer álbum homónimo (“Caifanes” 1988), hicieron suyo el “Rock en tu idioma” y le dieron una identidad mexicana, inspirando a grandes bandas como Café Tacuba, Molotov, La Cuca, La Castañeda, entre muchas otras.

Cuatro años después de su debut, Caifanes lanzó “El silencio” calificado como su obra cumbre, la cual los llevó a compartir escenario con Soda Stereo y a ser la primer banda de rock mexicana en llenar el Palacio de los Deportes. A pesar de tal éxito, Sabo Romo y Diego Herrera dejarían la banda.

En 1994, ya consolidados como la mejor banda de rock mexicana, llegó el que sería el último álbum de Caifanes “El Nervio del Volcán”, considerado como uno de los mejores discos de rock latino de todos los tiempos. Debido a la separación de Romo y Herrera, el sonido de la banda dejó de estar equilibrada y el peso recayó en los hombros del guitarra principal, Alejandro Marcovich.

Escuchamos un riff y en menos de dos segundos identificamos que se trata de ‘Afuera’ un tema que es un clásico y referente del rock en español, un track esencial cuya letra retrata a la perfección el vacío de un individuo en una sociedad que cada día es más cruel. Desde aquí empezamos a escuchar que la guitarra será quien ejerza el rol principal en el álbum.

Lee también:  St. Vincent musicaliza el nuevo cortometraje de Kristen Stewart

Continuando con la linea de la guitarra protagónica, ‘Miedo’ un tema cuya letra mezcla crítica social, y dulces líricas “antes que muera déjame amarte en vida, hasta que el sol se escape con la luna”

‘Aquí no es así’ al igual que ‘Miedo’ es un tema de crítica social que utiliza metáforas tas exactas que lo hace sonar como una canción de amor. De nuevo la guitarra principal se roba el crédito.

‘Ayer me dijo un ave’ es una excelente balada, una guitarra acústica, unos bongos, el sonido de unos sintetizadores creando una atmósfera de infinita paz, hacen que sea uno de los tracks más emotivos que escucharemos en nuestra vida.

‘Hasta que dejes de respirar’ es una pista muy a la The Cure, densa, oscura, gótica, pero con esos toques latinos que son la rúbrica de los Caifanes, el riff de guitarra nos recuerda al estilo de David Gilmour en Pink Floyd.

El mood termina y volvemos a algo más alegre y crítico ‘Aviéntame’ es un tema donde no hay guitarra rítmica en los versos, sino un riff eterno y sumamente interesante de la guitarra principal. ‘El animal’ conserva la energía de su pista antecesora, sólo que con un sonido más oscuro.

‘Quisiera ser alcohol’ es un tema que rompe con el esquema, es una pista sin guitarra que combina bolero, jazz, y cuya línea principal está marcada por un sax de fondo que le da una esencia sumamente nostálgica al tema.

‘Pero nunca me caí’ es una balada de rock, guitarras con suave distorsión, un gran solo,  armónica, baterías potente y buenos riffs, un track que bien podría haber firmado el Aerosmith de la década de los noventas.

Lee también:  Wolf Parade está trabajando en un álbum de rencuentro

El álbum termina con ‘El año del dragón’ un interesante tema con riffs repetitivos que en eso tiene su encanto, de fondo escuchamos a la guitarra con wah-wah haciendo la misma figura mientras que la melodía va jugando sobre el riff y ‘La llorona’ una adaptación rockera de un tema tradicional clásico, la guitarra eléctrica se destaca de nuevo, acompañando a la perfección el rasgueo de corrido de la lira acústica mientras que los sintetizadores fungen como violines que otorgan un sonido un poco tétrico.

“El nervio del volcán” no es el mejor disco de Caifanes, pero es un excelente álbum con el que la banda se consolida y obtiene un sonido que define a la perfección la esencia mexicanísima de la banda, es el disco que representa lo que fue Caifanes, como un buen amigo y fan de la banda me dijo: metafóricamente “el nervio del volcán” es  como la última vez que hubo sexo entre una pareja que jamás se volverá a ver… Y fue multiorgásmico.

Letras con crítica social, un sonido que encuentra perfectamente el equilibrio entre el rock y la música latina, guitarras con riffs maravillosos y solos desgarradores, un sonido crudo y a la vez artístico, latino, energía, temperamento, un disco donde Alejandro Marcovich se consolida como uno de los mejores guitarristas de la década. Esto es rock en su estado puro, el nervio del volcán es el disco que cierra el ciclo de una de las mejores bandas nacionales, un disco que conjunta toda la esencia del México de 1994 en 11 tracks, un disco esencial para que en México se consolidara el “rock en tu idioma”, uno de los discos que tienes que escuchar antes de morir.

Compártenos tu opinión:

share on: