5 oscuridades musicales sobrevivientes a la fiebre digital

vinilos-3

Por Arturo Solís

Una falacia de nuestra época es la creencia de que el pasado nos pertenece… al menos como objeto.  La obsolescencia pasa por reliquia en el siglo veintiuno; máquinas de escribir, bicicletas,  muebles, automóviles. Incluso aplicaciones que añejan imágenes. Tiempos pretéritos nos hipnotizan.

Y la bestia paradójica de aquellos que nacieron después de 1980 por coleccionar álbumes, sencillos, conciertos, lados b y rarezas en vinilos, abre las alas cuando desenfundan sus teléfonos inteligentes y reproducen listas aleatorias de canciones en formatos contemporáneos.

Otros combaten. La batalla (¿masacre?) entre los defensores de las 33, 45 y 78 revoluciones por minuto y los agresores de 320 kilobits por segundo (kbps) sigue vigente en foros de Internet y puestos del Chopo.

No obstante, el pantano analógico salvó grabaciones de alto valor artístico; pero somos anfibios ante lo digital, y por consecuencia, amantes del bonus track, de la característica especial, del final alternativo en alta definición, de ese dato extra que dilata un disco o que redondea la descarga.

Lee también:  Las mejores series de 2016

Quizá el agradecimiento por nuevas ediciones en vinilo va dirigido al arte que lo rodea, pues el regreso de este formato, por sus costos, es una manufactura más de la industria cultural.

Agujas y clicks

La siguiente lista aglomera las mejores oscuridades —jamás absolutas— que hoy sólo la desmemoria mantiene en tinieblas, pues para acceder a ellas basta un click en YouTube o buscar en los mercados digitales de canciones.

5.- All The Way (Demo) – Ramones

Divertirse antes del fin del mundo parece el mensaje detrás de esta versión que la mano de Phil Inspector no tocó.  Velocidad y angustia sin muros de sonido. Punk, que le llaman.

Primera aparición: End of Century (edición especial de 2002)

4.-  I’m Not a Young Man Anymore – Velvet Underground

El vértigo de una idea: envejecer. Lou Reed añora su juventud mientras insinúa los horrores que nos aguardan en la vida adulta: trabajar por dinero.

Lee también:  Descendents, la banda que creció aunque no quería

(Existe una versión de estudio grabada por Dean & Britta —alumnos nivel mención honorífica— que, por momentos, parece original de VU).

3.-  Money Changes Everything – The Smiths

La banda prescinde de su intérprete para manifestarse.

2.- Angels and Devils – Echo & The Bunnymen

Cuando los opuestos se enamoran. Virtud y pecado se compaginan en esta canción de Ian McCulloch, Will Sergeant,  Les Pattinson y Pete Freitas, envuelta con notas de clavecín. Ideal para sonsacar.

Primera aparición: sencillo de Silver, lado b, abril de 1984.

1.- Frontwards – Pavement

¿Alguna vez has sentido que sólo tú persigues a la chica? Si piensas que tu estilo está desperdiciándose, esta canción minada con imágenes inconexas va dirigida a ti. “It’s about moving foward, obviously».

Un relámpago en la oscuridad mediática del grunge.

Compártenos tu opinión:

share on: