Albert Hammond Jr. en El Plaza Condesa

1958161_10151976361556022_1909546325_n

Fotos: Yunuén Velázquez / Ocesa

La primera vez que el guitarrista Albert Hammond Jr. pisó el D.F. con su proyecto solista, fue hace unos 7 años, tiempo en el que promocionaba su disco Yours To Keep. La noche de ayer, cientos de personas se dieron lugar en el recinto ubicado en el corazón de la colonia condesa para disfrutar de un concierto en el que promocionaría su reciente material AHJ.

No sé describir bien la sensación que experimenté los primeros minutos pues, al arribar al recinto, se podía notar que aún había boletos en taquilla, que habían más revendedores alrededor que personas esperando entrar, factores que indiscutiblemente bajaron la vibra emocional ante esta presentación. ¿En realidad sería buena?

Rey Pila fue el grupo telonero que inició su presentación pasando 15 minutos después de la entrada, sin embargo aún era poca la gente que se podía animar. A medida de que las personas arribaban al lugar, sonaban temas como ‘Order Police’ y ‘The Lost Art Of Crashing Cars’. Una presentación bastante aceptable por parte de la banda mexicana.

En lo personal, me encanta The Strokes, me encantan los proyectos de cada uno de los integrantes de la banda, incluso el cambio por el que han pasado, y por supuesto, Albert Hammond Jr. en un escenario pequeño me emocionaba aún más. La mayoría de los asistentes al igual que yo, vociferaban ser fans de Julian, de Nick, y que “este güey rifa”.

Pasadas las 9:30 de la noche, comenzó la presentación con algunos visibles problemas de audio, problemas que se podían notar entre los miembros de la banda por sus expresiones faciales y ademanes. Sin embargo, canciones como ‘Holiday’ y ‘Carnal Cruise’ fueron coreadas y agradecidas a este, un Stroke no tan popular, pero eso sí, talentoso. La banda tocaba energéticamente a pesar de las constantes fallas, los cambios de ritmo de un guitarrista y desaciertos en el volumen del micrófono de Albert.

Lee también:  Guns N´Roses estremece y detona en el Domo de Cobre

albert_1

albert_4

albert_5

Sin embargo la gente que tenía que ir, estuvo ahí. Y me refiero que todos y cada uno de los que, al menos en mi área estaban, coreaban y bailaban al ritmo de canciones del Yours To Keep e incluso del ¿Cómo te llama?. Albert elevó los ánimos al decirnos algunas palabras en español, de las cuales se distinguió “fin de semana” y a lo lejos, fans gritaban palabras de amor a este carismático artista.

Conforme fue pasando el tiempo, la calidad del concierto mejoró notablemente (o ¿fueron las cervezas?) el sonido era más limpio y las canciones cada vez eran más emocionantes, incluso gozamos de dos covers, ‘Postal Blowfish’ de Guided by Voices y ‘Last Caress’ de Misfits, maravillosos por cierto.

albert_3

albert_2

El momento cumbre del concierto con ‘In Transit’ y ‘St. Jude’ llevaron a los asistentes al límite emocional, a ese punto en el que ya el concierto había valido la pena, aún faltaba más. Albert posó frente a la audiencia mientras los integrantes de su banda se alejaban, dejándolo sólo con su guitarra, regalándonos ‘Blue Skies’ y ‘Call an Ambulance’ las cuales fueron gritadas, coreadas y aplaudidas.

Lee también:  Aural día 1: de la necesidad del tiempo y el espacio

Con una media vuelta, y alejándose del lugar, nos quedamos anonadados ante el posible fin del evento, ¡no puede ser! ¿Cómo que ya acabó? Pero oh sorpresa, Albert regresaba con ‘The Boss Americana’ para emocionarnos y por segunda vez, dejarnos de nuevo con las ganas, pues al finalizar esta canción, ahora sí ya se había terminado todo.

1977397_10151976361421022_1944808908_n

albert_8

Algunas personas aún esperaban el regreso, otras terminaban su cerveza ya que fue muy poco el tiempo del concierto, hicieron falta algunas canciones más, y sé que muchos fans decimos eso al asistir a un concierto en el que no cantan las que queremos, pero esta vez sí faltaron muchas más canciones. Sin embargo ahí nos quedamos, al salir del lugar era chistoso ver que las playeras que se vendían del “evento” eran de The Strokes. ¿Compraron su recuerdito?

Un concierto corto pero eficaz, corto pero emocionante, corto pero melancólico, a pesar de los detalles y de los comentarios como el “¿Apoco ya acabo?” este concierto nos dejó un poco de su esencia al tocar e interpretar que no veíamos desde el 2007, gracias Albert, esperamos que la siguiente vez que nos visites, nos brindes más de 1 hora 20 minutos para salir completamente extasiados.

Compártenos tu opinión:

share on: