Babasónicos: Romantisísmico y nada más