“Bankrupt!”, lo más reciente de Phoenix, listo para sorprenderte

“Bankrupt!”, lo más reciente de Phoenix, listo para sorprenderte

Por: Paula García | @nekrofiliaktdyb

Después de la premisa que nos dieron los franceses de Phoenix con el sencillo ‘Entertainment’ al fin podemos disfrutar del “Bankrupt! LP” que tras tener a las y los fanáticos esperando cuatro años, generó muy altas expectativas.

“Bankrupt!” sorprende al alejarse un poco de lo alternativo para coquetear con el synth-pop, la bienvenida que nos da ‘Entertainment’ es rítmica y bailable, sencilla, sin mayor pretensión de la que su nombre indica.

El álbum prosigue con ‘SOS In Bel Air’ que sigue la misma línea del track anterior, nos mantiene un rato en una calma rítmica para repentinamente sorprendernos con una agradable subida de tono Electro Pop.

‘The Real Thing’ es entrar de lleno al bajón del álbum, nos recibe con panderos y una base armónica que juega un poco más con los sintetizadores sin ir mucho más allá de un ritmo relajado. Ya en el segundo bloque del disco Phoenix nos acompaña en un viaje a través del tiempo, remitiéndonos a la época disco, de órganos melódicos, disco balls y melenas alborotadas con el tema ‘Trying To Be Cool’. Se alejan un poco de su estilo usual pero nos dejan con un buen sabor de boca.

‘Drakkar Noir’ nos recibe más o menos con la misma línea ochentera, pero la voz de Thomas Mars y la batería nos llevan a recordar el sello de Phoenix que le ha valido colocarse en un lugar preferencial en el gusto de los fanáticos de la música alternativa.

Al escuchar la canción que le da nombre a ésta producción nos reciben sonidos agudos muy electro que nos sacan totalmente de contexto si esperamos escuchar los sonidos clásicos de los franceses.  Quienes durante primeros cuatro minutos nos sumergen en un viaje casi cósmico y futurista hasta la aparición de las vocales de Mars y el sonido de guitarras acústicas que desaparecen gradualmente hasta concluir la canción.

‘Chloroform’ nos saca del estupor mediante una psicodelia menos experimental para dar paso al bloque final del material. ‘Don’t’  se apega más al sonido clásico de Phoenix con la batería que marca el ritmo alegre de la canción y los sintetizadores que fondean discretamente la lírica.

‘Bourgeois‘ fue nuestra favorita del álbum pues tiene todo para colocarse en las canciones clásicas de Phoenix, sencilla, suave y muy dulce, justo como el durazno de la portada.

El punto final lo pone ‘Oblique City’ al llegar a su clímax musical de una manera más apegada a la identidad de la banda parisina, a nosotros nos sonó a una buena canción electro pop atascada de efectos de sintetizador bailable, juguetona y muy pegajosa.

Si son fans de esta banda debemos advertirles que se llevaran una gran sorpresa pues la agrupación le apostó todo a la experimentación y el juego con los sonidos nuevos. Es plausible el arrojo de la banda para hacer cosas nuevas, sin embargo quienes decidirán si la sorpresa fue agradable o desagradable serán las y los fans.