Beck y su Morning Phase…

beck

Desde hace meses, Beck anunció el lanzamiento de su nuevo álbum de estudio Morning Phase, del cual ya se han filtrado algunas canciones en la red. Lo escuchamos el fin de semana y te traemos un review de este nuevo disco.

No tenemos que decir mucho para presentar a David Campbell, cantante y compositor conocido simplemente como Beck el cual, tuvo desde muy pequeño influencias artísticas por parte de su padre, un músico de blue grass callejero, su abuelo materno y su madre, una artista visual que trabajó en la factoría de Andy Warhol.

La particularidad de este disco es que se asemeja a la de su anterior material Sea Change, en donde aparecía la cara del músico pero con otro tratamiento del color. De hecho, Beck anunció que este disco buscaba posicionarse como un compañero de Sea Change. Un detalle a tener en cuenta: varios tracks de este álbum fueron grabados en colaboración con el músico y productor Jack White.

La presentación del disco comienza con el track ‘Morning’ un momento calmado y literal mañanero, que si bien cumple la función de entretenernos en lo que terminamos de digerir la noticia de este nuevo material, combina tonos demasiado tranquilos; particulares en los temas de Beck pero que no proponen nada nuevo.

Lee también:  “Avengers: Infinity War” podría ser el suceso más ambicioso de Marvel

No es hasta el tercer tema ‘Say Goodbye’ que podemos ver un poco de lo que más nos gusta de este artista, canciones de estilo experimental que se destacan por el empleo de guitarras suaves y coros amenos al oído, una voz tenue y firme que promete que este álbum sin duda cuenta con un estilo más soft que discos anteriores.

‘Unforgiven’ y ‘Wave’ destacan la melancólica mitad de este proyecto en donde están presentes algunos violines al fondo, una voz que profundiza cuando viene el segundo coro. La letra de estas dos melodías podría definir bien el resto del disco.  ‘Don’t Let It Go’ se remonta a las armonías y composiciones portentosas de Beck, ese toque que tiene al  hacer canciones sustanciosas y el impacto emocional que busca con las incluidas en este material. Como sabemos, varios de los músicos que grabaron partes de Sea Change volvieron para este Morning Phase, en canciones como ‘Blackbird Chain’ y ‘Turn Away’.

Lo malo de Beck, es que ser tan pretencioso en un nuevo disco, le devuelve algo serio y demasiado monótono. No existe como tal un momento cumbre para el disco, y por más que las melodías estén bien logradas, extrañamos un ‘Girl’ que nos levante y motive a no ponerle pausa, respirar, y seguir.

Lee también:  “Avengers: Infinity War” podría ser el suceso más ambicioso de Marvel

Anteriormente Beck comentó que los temas pensados para este material son la personificación  de las ideas que siempre ha tenido y nunca ha podido hacer, pues al parecer no quiso arriesgarse.

Los temas con los que finaliza el disco como ‘Turn Away’ y ‘Country Town’ nos siguen dando lo mismo, melodías “bonitas” ante la percepción de los demás, pero que no nos muestran el tan esperado trabajo que comenzó a promocionar, sin embargo Beck es uno de esos artistas de abajo, que ha sabido sobresalir más por su ingenio y persistencia que por su aspecto técnico. Muy básico y a veces incluso un poco infantil, quizá en algún momento se vislumbraba un álbum mejor logrado, pero nadie puede negar que el material sea bastante aceptable.

Compártenos tu opinión:

share on: