Bestia, un festival para no olvidar: Entrevista con Claudia Curiel

bestia

En tan sólo escasos tres años de vida, Bestia se ha convertido en un festival referente para los que aún siguen siendo adeptos de los conciertos como una parte esencial de su vida diaria, vista no como un evento social o de esparcimiento sino de aprendizaje y de experiencia cultural específica. Su directora, Claudia Curiel, se ha aventado la tarea de gestar más del 80% del festival en todas sus aristas, trayendo a músicos de calidad sin parangón y llenando un hueco importante que en otros años tuvieran festivales como Radar, Germinal o Aural.

Con una tirada hacia la oscuridad, el rock y la fusión con el jazz y el ruido, Bestia Festival ha cuidado a minuciosidad cada detalle en cuanto a recintos y calidad de sonido se refiere. La de este 2015 ha sido una curaduría bastante especial que estará bajo la tutela de John Zorn, quien repite por segunda ocasión en Bestia, pero bajo la vertiente no de director como lo fue en su primera emisión, sino como curador, organista y saxofonista.

Serán dos fechas, sábado 5 y domingo 6 de diciembre, en las que los asistentes podrán ver un cartel inigualable conformado por un maratón de Masada, el libro de composiciones de Zorn enraizadas en la cultura judía, bajo la mano de Klezmerson, Abraxas, Secret Chiefs 3 y Bladerunner (Zorn, Dave Lombardo y Bill Laswell) para la primera fecha, y la premier internacional en Latinoamérica del clásico alemán en su versión restaurada de “El Gabinete del Dr. Caligari”, musicalizada por John Zorn al mando del Órgano Monumental del Auditorio Nacional para su segunda fecha.

Platicamos un poco con Claudia Curiel para esclarecer las motivaciones de repetir a Zorn en su cartel, hecho que causó cierto revuelo y levantamiento de cejas entre los fans, su decisión por seguir apostando por un festival de estas cualidades en un entorno especialmente difícil para México y sus embates logísticos y curatoriales.

Freim: ¿Cuál fue la intención de volver a traer a John Zorn para esta tercera edición?

Claudia Curiel: Si sabes quién es John Zorn, si tienes la curiosidad de averiguar sabes que lo puedes traer cada año y no va a ser lo mismo y nunca te vas a cansar de verlo. Con el legado que tiene, a pesar de que digan “el Zorn Fest”, pues sí y que vaya el que quiera. Es el mismo artista pero no la misma fórmula, como dijeron por ahí. El año pasado vino a dirigir y si investigaste supiste que era un cierre de aniversario con sus músicos, entonces no hubo problema. Mucha gente me escribió, que por qué no vino a tocar, ya ha venido en otros festivales a México, etc., pero es un artista que nunca te vas a aburrir de verlo y para el nivel de festival que pretende Bestia, de traer a los mejores vivos que ya son clásicos, está increíble. Yo estoy satisfecha porque todos los conciertos han sido inolvidables y se convierte en lo mejor que ves en el año. Siempre te vas a acordar.

Lee también:  Mira en un video todas las películas que salieron en 2016

Que John Zorn cure Bestia en esta edición es un honor para mí, porque además es complicado, no es tan fácil y yo como promotora llevo apenas tres años, entonces es algo que me enorgullece porque él confía en mi trabajo.

Freim: ¿Cómo es la parte financiera y logística del festival?

CC: En otros países, ese show de Bladerunner cuesta 69 dólares y si quieres ir a verlo te sale mucho más caro, entonces por qué un artista que llevan al Auditorio toca tres, cuatro veces en el año y nadie dice nada y traes a alguien de la talla de Zorn y todo mundo dice “Ay, qué hueva ya lo volviste a traer”. Nadie está haciendo negocio, yo lo hago para no perder dinero, pero es un esfuerzo en el que tienes que volar y hospedar a 18 personas.

A pesar de que el año pasado hubo más actividades con cine y conferencias, este año quise ser más puntual y entregar algo de mayor calidad, no llenar en muchas sedes que no sé a bien si jalan o no. Vamos a hacer un concierto gratuito otra vez, en la Biblioteca Vasconcelos, entonces está mucho más focalizado. Yo no quiero dejar de hacer cosas gratis, pese a que no tengo el respaldo institucional a tope y estamos tratando de cerrar talleres, pero lo primordial fue cerrar las fechas grandes que ha sido un gran trabajo de logística y gestión.

Este año fue especialmente complicado por el tipo de cambio, la situación de México, los recortes presupuestales, todo eso ha desaparecido casi en su totalidad. Pero con el apoyo de Hache Producciones y el Auditorio Nacional ha resultado en un gran soporte de gente que apuesta por un proyecto de calidad.

El primer año tuvimos como 2, 200 personas tan sólo en la fecha de Anahuacali, cerca de 3, 000 el año pasado y este año pensamos más de 6,000 que son las que le cabe al Auditorio y al Lunario.

Freim: Sabemos que Zorn no es fácil, ¿cómo fue negociar con él?

Lee también:  Festival Trópico 2016. Galería fotográfica

CC: Este año yo hice todo, contacté a Zorn, en enero y le conté lo que quería hacer, él quería hacer maratones, no estaba interesado en conciertos solos, quería tocar un órgano de pipas, etc. Negociar con él impone, porque es un tipo que sabe y que es poco complaciente. Al final decidimos una sola fecha increíble curada por él, una apuesta pesada en un año en el que muchos festivales están muriendo y vale la pena que pese a las condiciones, México tenga algo arriesgado y de calidad. Y pese a que pierda, no me importa llevarlo a cabo porque es algo que nunca se me va a olvidar.

Freim: ¿Cuál es la parte más engorrosa y complicada de llevar a cabo Bestia?

CC: Organizar al 80% un evento de estas cualidades, que no sea negocio pero que sea vendible para recuperar y demás es la parte más complicada, lidiar con el artista diciéndole que sí aunque no tengas el dinero de inmediato, luego con los socios y mantenerlo con nada amarrado del todo, y el dólar subiendo a cada momento. En un momento de crisis pensé en hacerlo más pequeño pero Zorn no estaba interesado, al final todos nos la aventamos.

Esto es casi imposible, pero lo hacemos realizable porque al final es algo que a mí me gusta y que buena parte del público también es feliz con ello. Para mí eso es importante y yo no parto del mismo lugar para hacer las cosas, no tengo un compromiso con nadie más, sí de hacerlas bien pero no estoy complaciendo a nadie más.

Freim: ¿Hacia dónde perfila Bestia su crecimiento?

CC: Tampoco es mi idea hacer algo enorme, yo quiero hacer siempre cosas íntimas, que suenen impresionantes, que sea de primer nivel. Mantener estos eventos no da para un público masivo, pero establecer firme esa línea que sea referente de músicos increíbles, que cada elemento sea único. No pretendemos consumir música de la misma manera que el resto, en donde traes 17 músicos en donde uno es el bueno, no necesariamente tiene que ser mucho, sino bien, de calidad. Es un perfil específico el que se busca atraer, y los que pasan la barrera del prejuicio del tiempo y la cantidad viven una experiencia distinta.

Todos los detalles de la edición 2015 del Festival Bestia están aquí. No falten.

 

Print

Términos de búsqueda:

  • claudia curiel

Compártenos tu opinión:

share on: