Bienvenido a Norteamérica. Estados Unidos en el Corona Capital

TCM

Por @RaikA83

Como bien habíamos mencionado en un texto pasado, Inglaterra parece que dominará el gusto del público asistente a la próxima edición del Corona capital 2013. Sin embargo, Estados Unidos, los pioneros, no se quedan atrás y prometen hacer de sus sets, los más inolvidables de todo el cartel. En Freim ya estamos tronándonos los dedos por ver a varios de los artistas programados. Acá les mostramos las cartas fuertes de nuestro país vecino del norte para el 12 y 13 de octubre próximo. ¡Ya falta menos!

The Crystal Method. Directamente desde Los Ángeles, amos de la electrónica noventera, The Crystal Method son ya toda una leyenda viviente, que si bien ya no tienen tanto eco en las nuevas generaciones ni llegaron a dar el salto como The Chemical Brothers o Underworld, lo cierto es que para los que saben de beats funkys, dance finito y breakings atinados, The Crystal Method son dignos de respeto, atención y disfrute.

Interesante será ver en qué horario y escenario los acomoden (muy probablemente en la carpa), porque puede pasar de una sesión como para pasarela, como lo fue su set en el desastroso 10 aniversario de MTV LA en 2003, o una verdadera fiesta a tope, ponedores y gozadores.

Dinosaur JR. Sin palabras, otro de los grandes y esperados por los fans de hueso colorado del grunge. Hay quienes irán muy a pesar del cartel, sólo porque aman a J. Mascis y Lou Barlow y sus canciones desafinadas, llenas de distor y desamor.

Amherst, Massachusetts puede estar orgulloso de ser cuna de una de las bandas de culto más importantes de los noventa. Autores de discos francamente necesarios, como el You´re Leaving Me (1987) o el Bug (1988), o de los covers más interesantes a The Cure o Peter Frampton, Dinosaur Jr. Aún le pega y su show en nuestro país promete ser, de menos, una deuda más saldada con los amantes de las franelas y los Converse.

Lee también:  Foo Fighters da nueva información sobre su próximo álbum

Conor Oberst. Lágrimas y suspiro, el muchacho de los ojos tristes de Omaha. Lo ubicamos más por Bright Eyes, pero es él mismo, cantando sus tristezas y folk edulcorado. Si bien también suele ubicársele como un cantautor de media tabla, lo cierto es que Oberst tiene un séquito de fans bien sentimentales en nuestro país (algunos dobletean en emoción con los de Belle & Sebastian). El atardecer sería un gran regalo para los fans. Robará corazones, ya verán.

Kurt Vile and the Violators. Ya hemos hablado en otra ocasión de Kurt Vile, su sensibilidad, su magnífica letrística y especial interpretación. Vile ha sabido desarrollar un lenguaje propio y hereda bien la tradición indie-grunge de Norteamérica. Un greñudo hippie que experimenta con las posibilidades del rock, la tradición sureña y los paisajes que generan atmósfera, bajo un halo que se percibe nada forzado y sí muy evocador. Sin duda alguna, la de Vile and The Violators será una de las presentaciones más interesantes en el CC13.

Queens of Stone Age. Californianos, guitarrosos, ponedores, rockeros stoners, ponchados. Medio festival debería tener las siglas de este grupo. Sencillamente es el plato fuerte del CC13. Bajos mugrosos y baterías recargadas, al lado de la trituración de las liras y el tonito inconfundible de la voz de Josh Homme, tirarán la casa por completo y todos nos treparemos a un caballo psicodélico con las patas gordas, gordas. Que así sea.

Lee también:  Primavera Sound 2017: Fechas, cartel ,boletos, horarios

Vampire Weekend. Un grupo que divide públicos. Quienes ya los hemos visto en vivo y no somos tan adeptos al grupo de jovenzuelos ligeros, poperones y harto divertidos, sabemos que no son lo máximo, pero para los fans de sus ritmos caribeños y sus coros para sonreír y unirse a la fiesta, seguro lo agradecerán muchísimos. El éxito que ha causado su tercer disco, Modern Vampires of the City (XL Recordings) confirma su amplia y diversa gama de fans.

The Breeders. Más leyendas. Todos conocemos la historia de la banda de culto que surgió después de Pixies. Kim Deal y su carnala se arrancaron a una aventura indie, que arrojó, entre pleitos e inconsistencias, el formidable Last Plash de 1993. Es por lo que vienen, una gira de los diez años. Se me enchina la piel de imaginar a todos coreando “No Aloha” y el resto del disco.

The Black Angels. Rock de cepa Barbuda y oscura, guitarras y letras bastante sugerentes. Texas está dando muy buenas bandas de corte psicodélico derretido, The Black Angels es otra de las presentaciones a las que hay que apostar, ya que traen tres estupendos discos espesos como currículum, y vienen promocionando su cuarta placa, que es más accesible pero no menos roquera, el Indigo Meadow. Estados Unidos sigue manteniendo la batuta de los sonidos setenteros y psicodélicos en bandas de rock guitarrero, The Black Angels es prueba de ello.

Compártenos tu opinión:

share on: