‘Blackstar’ albúm No. 25 de David Bowie

bowie-blackstar-vice

Días antes del fallecimiento de uno de los grandes del rock David Bowie; lanzó al mundo lo que fue su último disco de estudio que lleva por nombre “Blackstar“. Está conformado por 7 tracks inéditos que él escribió justo en su periodo de convalecencia y que según el productor Tony Visconti el álbum fue inspirado por el rapero Kendrick Lamar en su álbum del 2015 “To Pimp A Butterfly“.

El disco comienza con el tema “Blackstar” una canción de impresión mística y fría. En este track se puede sentir un mensaje oculto donde Bowie coincidentemente habla acerca de un sacrificio y un sentimiento tan profundo que causa y es difícil de explicar. Todo esto podemos observarlo en el video oficial del single.

La siguiente canción se titula “Tis a Pity She Was a Whore” existe una gran relación con la letra y una vieja obra de teatro inglesa que trata acerca de una historia de amor incestuosa entre un hermano y su hermana. La música de esta canción tiene influencias rocker como las de sus albums pasados que podemos percibir en el intro de las baterías.

Lee también:  Mira a 150 grandes personajes femeninos del cine recopilados en un video de 4 minutos

Después de escuchar un tema bastante místico y prendido, se siente la disminución del ritmo, es el turno de “Lazarus” la cual lanzó como single y cuenta con un video. Ésta canción se describe por sí sola y expresa el estado de ánimo en el que se encontraba Bowie en esos momentos.

Sue (Or in a Season of Crime)” esta compuesta por sonidos misteriosos con ritmos que transmiten euforia que literalmente nos trasladan a la escena donde ocurrió un crimen.

Lee también:  Mira el nuevo video de los RHCP: “Sick Love”

Repentinamente aparece “Girl Loves Me” una historia de persecución.

La sexta canción es “Dollar Days” con una gran influencia de jazz y una voz meramente experimental.

Más tarde en el cierre del álbum “I Can’t Give Everything” Bowie parece describir su lucha contra el cáncer y lo mejor que ha dado en su vida.

Definitivamente este último álbum suena muy contemporáneo y es bastante frío pues en cada una de las canciones tanto en la letra como en la melodía expresa sus sentimientos ante la batalla que vivía día a día contra su enfermedad, pero aún conserva un toque experimental, típico de Bowie que en ninguno de sus discos tuvo miedo de fusionar diferentes sonidos.

Compártenos tu opinión:

share on: