Blur: la redención toma tiempo