Bo Saris, ¿otro Amy Winehouse? | Freim