Calacas Jazz Band – Una noche de dixieland, plumas y surrealismo

dixieportada

Por: Alan García /@alandmc   Fotos: Aldo Gutiérrez/Instagram:@aldostokes 

Ni el clima, ni el vive, ni siquiera el caos citadino de un viernes de quincena fue impedimento para para que una gran cantidad de personas se dieran cita en El Lunario del Auditorio Nacional para transportarse al pasado. Todo parecería que al igual que Owen Wilson en ‘Media Noche en París’, un auto clásico se paraba frente a nosotros y nos transportaba a esa época en donde el jazz de fuertes y bailables secciones rítmicas se apoderaban de todo aquél que disfrutaba de la música y la vida bohemia.

Y no era para menos, Calacas Jazz Band estaba en la casa, una agrupación mexicana que aprovecha la promoción de su segunda placa de estudio, la cual lleva por título “Bien Bonito”, para trasportarnos con su concepto dixieland al Savoy Ballroom, un viejo salón de la época de los veintes en donde se bailaba Lindy Hop, y que por esa noche era rebautizado el recinto que se encuentra a un costado del coloso de Reforma.

Desde temprano los asistentes se engalanaban con sus mejores ropas de época para disfrutar al máximo una noche que además de la música y el baile, también presentaba shows circenses y cabaret. Poco a poco el recinto se llenaba de gente de todas edades, desde jóvenes hasta adultos mayores, quienes esperaban la salida de Calacas Jazz Band, el show empezó alrededor de las 21:00 hrs razón por la cual los aplausos no se hicieron esperar por parte del público, los cuales hicieron bien su papel, aplaudiendo y bailando mientras la agrupación interpretaba algunas canciones de su primer disco, así como algunos éxitos con los que la gente cantó, como fue lo que sucedió con ‘Todo lo que puedo es darte amor’, entre tanto espectáculo, baile y música transcurrieron los primeros minutos de show, en donde se encargaron de tocar sus temas más fuertes y de esa manera animar al publico desde el inicio del espectáculo, haciendo algunas intervenciones humorísticas, terminando de esta manera la primera mitad, con lo cual los asistentes se mostraron satisfechos y entregados.

Lee también:  Mira a Café Tacvba dar la vuelta al mundo en una serie de fotografías

dixie2

Luego de un breve intermedio de aproximadamente 15 minutos se notaba en el lugar una energía bastante agradable, el ambiente era íntimo y amigable, mucho de ello gracias al espacio del recinto, luego de la primera parte del show para los asistentes era difícil deshacerse de esa onda dixieland, misma que aprovecharon cuando las tenues luces del lugar se apagaron y recibieron una vez más a Calacas Jazz Band, quienes en su segunda parte se dedicaron a interpretar algunas composiciones originales, las cuales se adornaban de bailes, espectáculos de malabarismo, juegos con la sombras, e intervenciones humorísticas muy al estilo del teatro cabaret, canciones como ‘Ilógica Comedia’ y ‘Te Vale’, con la cual el púbico chasqueaba sensualmente sobre la música, le dieron ese toque faltante a la noche.

Lee también:  Mira el nuevo video de The XX: “On Hold”

dixie1

Todo en el momento era espontaneo y surreal, ver como personas con atuendos de Charleston, plumas en la cabeza, trajes con moños y tirantes, tomaban fotos desde smartphones y aplaudían mientras grababan en sus tabletas electrónicas todo lo que estaba pasando, la banda se notaba alegre y se veía que con el paso del tiempo el público aumentaba, por lo cual la intervención del éstos fue mayor, llegó un punto de la noche en donde la banda comentó la participación que tuvieron recientemente en La Cineteca Nacional, en donde musicalizaron una cinta de Alfred Hitchcock, por lo cual pidieron que el público participara, no se hicieron esperar gran cantidad de gritos aullidos y demás sonidos que se intercambiaban entre la banda y la audiencia.

Al final la agrupación agradeció a los asistentes por su presencia, mientras invitaban a una firma después del concierto, al tocar los acordes finales la gente se mostró con una entrega total, que más allá de una forma frenética, se expresó solemnemente, con aplausos gritos y bailes, luego de esto el auto nos trajo de regreso a la actualidad con una agrupación que mostró interpretaciones sólidas, inesperadas y divertidas, las cuales regaron la miel de todo el que asistió, definitivamente la triada público, show y banda fue lo que hizo de esta una noche ideal, en donde, como dijeron en alguna intervención humorística, la magia era importante.

dixie3

Compártenos tu opinión:

share on: