Cat Power en el Plaza: las licencias de Chan Marshall