Chris Cornell y 5 mitos sobre Soundgarden

soundgarden

Tal vez sea nostalgia tardía para quienes no vivieron los años dorados del grunge’, pero lo cierto es que desde que se anunció la reunión de Soundgarden en 2010, muchos fans guardaron la esperanza de algún día ver en vivo a una de las cinco mejores bandas del género.

Soundgarden se separó en 1997, cuando muchos de sus fans más aguerridos en el mundo entero apenas los estaba conociendo (recordemos que no había un boom del internet). Al grupo de Seattle le llevó una década volverse famoso, llegando al clímax con aquel trancazo comercial que representó “Superuknown” de 1994. Pero lo cierto es su legado, lo que hizo intenso y peculiar el culto es que pese a ser una banda de perfil discreto, que no alcanzó las ventas de Nirvana, Pearl Jam e incluso Alice in Chains.

Previo a su visita a nuestro país, te tenemos 5 chismes que contábamos en los noventa sobre Soundgarden, cuando las franelas eran cool y Soundgarden rifaba como los más grandes. El setlist de la banda en esta gira contiene muchos temas nuevos, algo que decepcionará un poco a los fans del “Badmotorfinger” (1991) o el “Louder tan Love” (1989), quienes suelen soltar pestes del nuevo material y los últimos dos discos de Cornell como solista.

La espera fue larga, la expectativa es alta y el riesgo de decepción, latente. Sin embargo, son esas pequeñas cosas las que nos hacen comprar nuestro boleto para este 31 de mayo.

1.- Todos somos hermanos. Contrario a la rivalidad roquera que parecía permear en los ochenta, la movida grunge parecía que estaba viviendo una especie de florecimiento similar al espíritu de San Francisco en los sesenta. El baterista Matt Cameron conocía a los de Pearl Jam y tocaba de vez en vez, Bruce Pavitt, cabeza del sello Sub Pop era roomie de Yamamoto, conocían a los Alice in Chains. Parecía que todos eran cuates, todos se apoyaban y se tiraban buena vibra. Pero no hay más que el discurrir del tiempo para ver que las diferencias creativas y la mala sangre fuera moneda de uso común. Cobain lo llegó a evidenciar un poco.

Lee también:  Escucha "Ain't Gone Do It", la nueva canción de Nicki Minaj

2.- La vanidad comercial no existe, nosotros somos heavy. Tras el éxito de sencillos como ‘Spoonman’ y ‘Black Hole Sun’, Soundgarden tuvo que lidiar con un interés desmedido hacia ellos, mismo que fue intensificando las diferencias creativas y quebrando al grupo en 1997. ¿El resultado? A Chris Cornell le ha dado por una balada un tanto cursi y poco contundente que nunca ha logrado los altos vuelos de Soundgarden o incluso su otro experimento, Audioslave. Parece que Cornell se la pasa de parco a gris si no toca con Soundgarden. Como figura central, Cornell ha sido el azote sexy de las chicas con botas mineras y bermudas, y aunque pareciera lo contrario, el vocalista de Soundgarden le gusta posar y las melodías para conquistar audiencias masivas.

3.- ¿Grunge o metal? La eterna disputa. A los metaleros les gustaba decir que Soundgarden era muy fresa para pertenecer al género, y a los grungeros de la escuela más nueva, de Nirvana, Pearl Jam, Screaming Trees o Dinosaur Jr., Soundgarden tenía demasiada grasa, mata larga y actitud machacona como para pertenecer al género. He ahí la clave de una banda tan singular, que pese a toda una década de pesadez stoner y psicodelia malandrosa nunca perdió el refinamiento pop ni la claridad letrística de un Cornell, que llegó a alcanzar los tonos más agudos del grunge.

Lee también:  Esta parodia del video de "Famous" de Kanye West con perritos es lo mejor que verás hoy

4.- ¿Por qué terminó si iba tan bien? Durante los albores de la primera mitad de los noventa, parecía que se le estaba haciendo justicia a Cornell y compañía. Pero tras el lanzamiento de ‘Superuknown‘, que de por sí fue un sonido mucho menos heavy que sus trabajos anteriores, las cosas empezaron a cambiar. Se dice por ahí que Chris quería experimentar otros sonidos y diversificar el sonido de la agrupación, quitándole ingerencia al mítico Kim Thayil, quien tuviera los solos más emblemáticos de la banda. ¿El resultado? El medianísimo “Down On the Upside” de 1996, Ben Shepherd cabreado en un concierto de la gira del 97, tirando su bajo al piso, y la posterior separación en abril de ese año.

5.- ¿Y el concierto en México, para cuándo? El 31 de mayo de este año en el Palacio de los Deportes. ¿Qué esperar? Macanazos para los fans más aguerridos y heavys. ‘Gun’, ‘Rusty Cage’, ‘Ty Cobb’ o la mismísima ‘Spoonman’. Habrá que ver que la batería ya no suene así de rápida, seca y contundente, o ver a un Cornell con los tonos más abajo, han pasado más de veinte años desde que una de las mejores bandas del grunge primigenio decidió juntarse para tocar y hacer una música formidable. Ojalá ese rencuentro dure mucho más.

soundgarden-flyer

 

 

 

Términos de búsqueda:

  • chris cornell mexico 2016
  • comentarios sobre chris cornell
  • ya no habra mas audioslave

Compártenos tu opinión:

share on: