Cuenta regresiva.10 artistas rumbo al #CC13: Dinosaur Jr.

dinosaur_jr_golden-plains-642-380

@RaiKa83

Pasan los días y los adeptos al rock sólo cuentan las horas y los minutos para que llegue la edición 2013 del Corona Capital. El festival es tan extenso, que difícilmente uno va por todos los artistas que tocarán. Algunos no verán a todos los que quisieran y otros tendrán que sacrificar. Sin embargo, hay públicos bien aguerridos, siempre fieles a su género, que pese a que éste no se encuentre de moda, la deuda resulta en una suerte de capricho o necesidad musical. Tal es el caso de la banda fiel al grunge, los amantes de las franelas, las mezclillas rasgadas y la época en la que Kurt Cobain era el portavoz de una escena más grande y añeja que el propio trío de Seattle.

Tras la escena rabiosa y contundente que fue el hard core estadounidense de los ochenta, y motivando un rock más melódico y sentimental, que abrevaba de influencias sesenteras y setenteras con su propio sello, estaban Hüsker Dü, los Meat Puppets, Pixies, Fugazi, Sonic Youth, y el poderoso trío de Massachusetts, Dinosaur Jr.

Las claves de toda la explosión mediática que sufrieron en los noventa bandas como Nirvana, Pearl Jam, Alice in Chains, Soundgarden o Babes in Toyland o hasta las mugrosas L-7, tal vez no hubiera llegado a los oídos y sellos adecuados, sin el sonido de  bandas como la que aún comanda el peculiar guitarrista J. Mascics, quien al lado de Lou Barlow en el bajo y Murph en la batería han grabado diez discos de 1985 a la fecha. Dinosaur es el feedback vuelto pop desafinado y emotivo, a la Neil Young, a la Daniel Johnston, a la mismísima escuela roquera y guitarrera de donde vienen los temas más pop de Sonic Youth, el lado más feedback del sello hardcorero SST Records o simplemente las canciones más hermosas tocadas de la forma más desmadrada y dulce posible.

Lee también:  Mira a Bob Odenkirk recordar la Disco Demolition Night en "Drunk History"

Dinosaur Jr. también se subió al tren de los rencuentros y lo ha hecho decoroso hasta la, con discos nuevos que si bien son algo irregulares (¿cuál, no?) y no alcanzan los vuelos de placas como el formidable “You´re Livingl All Over” Me (1987) y el “Bug” (1988), siempre tienen unos coros a dos voces preciosos, con letras rompemadres y guitarras ruidosas, acordes basicones y sin mayor malicia que la de escalar al siguiente puente, en donde alguien se acercará al amplificador para reventarle todo el jugo al piso con el tenis sobre el distor.

Podrán decir lo que quieran del trio: que no brilló tanto, que es de culto, que son mil veces mejores que Nirvana, que su magia está en que son planones hasta cierto punto, pero cuando uno escucha la desafinada pero franca voz de Mascis, y logramos ver al excelente guitarrista que es, podemos darnos cuenta porque incluso covers de ellos tienen una magia enorme. Percibimos lo importante que es su aporte sónico.

Lee también:  Escucha “I Don’t Wanna Live Forever”, la nueva canción de Taylor Swift y Zayn

Para mover la mata, para el slam buena ondita y los himnos desgarrados, rock juvenil de toda la vida. Dinosaur Jr. es la espinita de quienes nos dejó muy pateado el rock indie gabacho de cara a los noventa. Un amigo los vio hace no mucho en vivo, y me dijo que si uno entendía lo importante y de qué iba Dinosaur Jr. podía ver sin problemas la grandeza de bandas como My Bloody Valentine o Spiritualized, tan llenas de contrastes en su forma y contenido. No suena descabellado, si me lo permiten.

Mascis y compañía son sinónimo de garantía, de leyenda, de manejo del feedback y del ataque supremo de cuerdas. Son psicodélicos, hard roquers, invisiblemente pop y sumamente hermosos. ¿Acaso alguien que los haya oído alguna vez se los va a perder?

Compártenos tu opinión:

share on: