David Bowie no es culpable