De lo ritual a lo inmediato: ¿música en físico o digital?