Di “Sí al amor, no a la guerra” entre beats y música electrónica