Día Nrmal: Los sueños lúcidos de Jenny Hval

hval

Por Cassandra Lange

 

En el mundo de lo cotidiano y de los intangibles creativos, el cúmulo de códigos de lo onírico siempre es un caudal inagotable de creatividad, conocimientos y experiencias. Pocos artistas contemporáneos que intentan fundir la abstracción con el pop más genuino logran un sello tan indeleble como la noruega Jenny Hval.

Lo que hace la Hval es lo suficientemente ambicioso e inteligente como andar preocupado para atender masas o lugares comunes edulcorados, aunque sí lo justo en cuanto a calidez y voz propia. Pese a no ser ninguna novata, Jenny Hval lleva años depurando un arte que mezcla disciplinas, en el que las canciones son confeccionadas como imágenes. Jenny lleva más de diez años escribiendo, filmando y experimentando un arte en el que sus discos de cuatro años a la fecha son la prueba más sólida de que aún se puede tener una rareza pop de altura sin parecer impostada.

En la música que hace Hval hay dulzura pero no en un tono burdo ni sobado, es un universo muy particular que lo mismo puede tener coqueteos hacia lo mejor de Zola Jesus u otras artistas de su calibre, pero sin perder nunca ese cosmos genuino que va de la oscuridad a lo absurdo, en un cosmos sonoro al que no se le ven las costuras. Una prenda artística a la que se le percibe su crecimiento, desde el flamante y folkísimo “Visceral” (2011), muy enraizado en su tierra natal, pasando por esa maravilla de 2013 llamada “Innocence is Kinky”, en donde Jenny hace patente su ambigüedad más poética, tocando los sentimientos y repasando imágenes increíbles sin interpretar lo autobiográfico, mezclando lo increíble y haciendo un paisaje sólido y parejo. A partir de ahí todo ha sido crecer.

Lee también:  Mira el nuevo video de The Last Shadow Puppets: “This Is Your Life”

Jenny Hval: Live in concert from Louisiana Channel on Vimeo.

Sus presentaciones en vivo cada vez dan más de qué hablar en la prensa especializada, sus videos cuidan concepto, imagen y discurso. Su más reciente disco seguro estará en todas las listas de música poco convencionales que se den a respetar y es justamente el buen trabajo en vivo y estudio el que llevó a Jenny Hval a grabar bajo el reputado sello Sacred Bones su más reciente disco, el mejor y más enfocado a la fecha: “Apocalypse, Girl”. Hval invita a pasar a su mente y corazón sin ser específica, sin una conminación abierta o clara. Sencillamente hizo un pop increíble que no da tregua, que se siente y se piensa al mismo tiempo.

Lee también:  Escucha "Ain't Gone Do It", la nueva canción de Nicki Minaj

Gracias a su trabajo y al gran álbum que es “Apocalypse, Girl” podremos ver a la Hval en el NRMAL, en una presentación que será, auguramos, de las más memorables del festival. Sin duda una de las sorpresas a la que le vislumbramos más adeptos nuevos sorprendidos, y una garantía para quienes saben que su nombre en el cartel es de los importantes.

Compártenos tu opinión:

share on: