Día Nrmal: Mitú, la nueva generación de música colombiana para bailar

mitu

Aquí en Freim no nos cansamos de tirar elogios siempre que haya oportunidad para la música latinoamericana que se hace actualmente. Colombia, en específico, es un país en el que los experimentos sonoros están en circulación constante y en el que las ideas y creatividad en la música nunca permanecen estáticas conforme pasa el tiempo. Este año en Nrmal logra conjuntar dos generaciones de esas personas inquietas: el legado indiscutible y base de Los Pirañas y la nueva visión electrónica de Mitú, estos últimos, igual que los primeros, una pieza importante para no perderse en el festival.

Mitú es un dúo formado por Julián Salazar (parte esencial del sonido de Bomba Estéreo, otro tesoro de la música colombiana contemporánea) y Franklin Tejedor, un artista electrónico que conoce a la perfección la manipulación de maquinaria para la pista de baile. Ambos crean música que bien podría describir a ambos y que, al mismo tiempo, se escucha como ninguna de las dos partes. Un proyecto que emana frescura en cada nota y que, desde luego, es un eficaz instrumento para hacer bailar en el mundo.

Lee también:  10 canciones de amor para dedicar

 

Juntos llevan varios años haciendo música y con ellos varios trabajos que vale mucho la pena escuchar. Su primer disco, el increíble “Potro”, editado bajo Polen Records (chingón sello colombiano a voltear a ver), era una bocanada de aire fresco para aquellos que buscan constantemente música con certificado de origen, un experimento que se escuchaba enteramente latinoamericano pero con estructuras electrónicas que lo hacían sentirse extremadamente contemporáneo y pensante en el porvenir. Un disco que, hasta el día de hoy, se escucha tan bien como en aquel entonces y del que es difícil desprenderce. Ese fue el comienzo del dúo y todavía faltaría lo que vendría después.

Con “Balnear”, su segundo disco el dúo encuentra un sonido particular que lo hace lucir mucho más como un híbrido perfectamente acomodado entre ambos escenarios que como solía hacerlo con anterioridad. El grupo se escucha tremendamente sintético, eficaz para la pista de baile pero al mismo tiempo como un perfecto predicador de la palabra tradicional de la región en la que está inspirado su nombre y del resto de su origen geográfico. Parece una labor fácil de lograr, pero pocos logran hacerlo con tanto entusiasmo como ellos. No es sorpresa que el Ep que vendría después se sienta como una continuación de lo descrito, ni tampoco que con los años hayan sabido perfeccionar su ejecución en estudio y en vivo.

Lee también:  Belle And Sebastian está buscando la portada de su nuevo Ep

 

Por eso y porque el Nrmal resulta un espacio demasiado óptimo para ver a grandes del género haciendo explotar escenarios, ese fin de semana en Lomas Altas Mitú es una parada obligada para todos aquellos que busquen una dosis de sabor combinada con toda la analítica y manipulación de la música electrónica de hoy en día. Se sentirán como en los mejores clubs del mundo, pero al mismo tiempo abrazados por toda una tradición latinoamericana de la que nadie se puede despegar. Una generación brillante, lista para hacer al mundo bailar en el festival.

 

Compártenos tu opinión:

share on: