Discordia Elementarium Natura: sueños sin límites para el DF