El dictador se burla de la democracia | Freim