El normcore o cuando los genéricos encontraron ser la onda