El sonido de “Mosquito” nunca fue tan agradable | Freim