Entre vapor, imperios y una Ciudad Blanca se descubre un Monte, sí, en Costa Rica