Everyday Robots, la esperanzadora melancolía de Damon Albarn

damon albarn everyday

Por: @J_Ismael_ Canales

 

El año pasado, cuando nos enteramos que Damon Albarn editaría su primer álbum solista, fue inevitable pensar en el sonido que este tendría. ¿Sonaría a Blur?, ¿Quizá incluiría un poco de rap como Gorillaz?, ¿Retomaría el acústico a la The Good The Bad And The Queen?, ¿Estaría presente el mood africano a la Mali Music?, ¿sería barroco como su ópera Dr. Dee?

Las opciones eran muchas, las expectativas grandes y tuvimos que esperar hasta el día de hoy para conocer el sonido solista de Albarn.

Un piano y un agudo viento inauguran la obra, el tema que le da nombre al disco tiene un sentimiento mecanizado, ese loop instrumental refleja a la perfección un ambiente de monotonía que se transforma en desesperanza gracias a los violines del final.

El sentimiento continúa con ‘Hostiles’ y sus arpegios folk a la Devendra Banhart o Fleet Foxes, pero no por mucho tiempo. ‘Lonely Press Play’ se presenta como un rayo de luz, una melodía dulce y bella, cambia poco a poco el sentimiento con el cual comenzó la placa, para posteriormente convertirse en una fiesta llamada ‘Mr. Tembo’, una fiesta de ukulele, coros góspel y una línea vocal divertida.

La fiesta concluye con el pequeño interludio ‘Parakeet’ y da paso a ‘You & Me’, una viva metáfora del amor, de inicio confuso y cuidadoso que se va difuminando conforme avanza el tema para tornarse esperanzador, seguro y dulce.

‘Photographs (Are You Taking Now)’ es un tema completo, la cuidada instrumentación dota al tema de diversos elementos, un inicio misterioso, un coro elegante y un fragmento vocal con la frase que titula el tema, colocada en los momentos precisos.

El góspel vuelve para cerrar la obra, un coro masculino abre el último track ‘Heavy Seas Of Love’, tema que aparece, después de la melancolía y tristeza auditiva que nos trasmiten algunas pistas, para alegrarnos, con un Damon Albarn honesto, una sencilla pero estética mezcla de piano, aplausos y guitarra, que simulan un canto religioso en nombre de un futuro mejor.

“Everyday Robots” es el sonido de un futuro cercano al igual negativo como misterioso, con temas de gran lírica y nivel musical. Sin embargo, también hay pistas que parecen sobrar en el disco, ‘The Selfish Giant’, ‘Hollow Ponds’, ‘Seven High’ y ‘The Story Of A Cheating Heart’, pueden llegar a ser monótonas, no explotan y carecen de esa fuerza emotiva que plasman exactamente el resto de los tracks, haciendo que esta obra se caiga en algunas partes y no pueda ser considerado un disco perfecto.

A lo largo del álbum las percusiones de Mali Music se hacen presente de manera minimalista, la voz se proyecta en líneas de melodías sutiles pero muy estéticas, como en Dr. Dee, los arreglos de vientos nos hacen recordar por momentos a temas como The Universal de Blur, con una dosis mayor de melancolía, y la guitarra acústica tiene un poco el sello del Damon que tocaba ‘Kingdoom Of Doom’ con The Good The Bad And The Queen.

Damon Albarn ha logrado conjugar todas sus facetas en una obra madura, fuerte, que refleja un poco el hartazgo de una sociedad que sufre una metamorfosis, pero con instantes luminosos que se balancean entre la tristeza y el romanticismo, una obra cuyo valor radica en la representación exacta de la reflexión y melancolía propia de una sociedad inmersa en una lucha por no llegar a ser robots del día a día.

Compártenos tu opinión:

share on: