Festival NRMAL 2015 a la carta: los 10 de Freim

nrmal-2015

Falta un mes, uno solamente para que el Festival NRMAL suceda otra vez. Venimos escuchando el abanico de sonidos que trae su cartel y estamos ciertos de que esta, no sólo va a ser una edición con actos memorables, sino que otros prometen ser tatuajes.

Rock oscuro y prolongado con los Swans, bandas del momento como Future Islands o los Twin Peaks, pasando por psicodelia y baile como Chancha Vía Circuito, Rebolledo, Buscabulla o Meridian Brothers, hasta repasar el rock de guitarras, el ambient y un sinfín de estilos más.

Nuestro colaborador Joan raya los días en la pared para que ya sea 28 de febrero y 1 de marzo para lanzarse al Deportivo Lomas Altas, nuestro director Fabián, ya está trazando bien la ruta para no pasarse en Constituyentes como el año pasado.

Estamos emocionados, sufrimos por no ver los horarios y poder ir haciendo planes, no queremos sacrificar a ninguno. Sin embargo, si hoy nos aplicaran manita de puerco para elegir a diez y sólo a diez, actos imperdibles. Este sería nuestro sacrificio.

La idea del NRMAL es perderse en los sonidos nuevos y distintivos, conocer y emocionarse. Artistas como Swans, Metz, Porter, Tops o Phantogram ya tengan un séquito fiel y rigurosamente nutrido de fans aguerridos, conocedores y furiosos. Aunque por otro lado hay cosas que hemos escuchado y que están de alto rango sonoro: Buscabulla de Puerto Rico es un imperdible, Raquel Berrios y Luis del Valle tienen la bendición de Dev Hynes (Blood Orange) y vienen a comerse a todos, a punta de sensualidad y beats bien colocados en la sien.

Difícil decir sólo diez, y recomendable en su totalidad, las bandas que conforman el cartel de la edición 2015 del NRMAL tienen un sonido interesante y peculiar. Tanto el nerd de Jerry Paper, como el folk anómalo de Juan Wauters o el gruñido guitarrero brasileño heredero de Lindsay con Baby Hitler. La idea es rotar, vez a más de diez. Con fe y traza se puede apreciar más de la mitad del talento con curiosidad y disposición. Pero después de darle muchas chelas a Joan y convencer al Fabo que To Rococo Rot ya no estaría en el NRMAL, llegamos a esta conclusión con el resto del equipo de Freim.

Lee también:  Los mejores personajes de series de 2016

1.- Peaking Lights. El electropop psicodélico desde la galaxia con más olor a pachuli del mundo. “Cosmic Logic” es el nombre del cuarto y más reciente disco de este dueto, que a veces se mete en texturas noise-pop de ensueño cumplidoras, pero que en los últimos dos años ha sabido refinar un minimalismo desgarbado y flexible, que puede jugar en nuestro oído, cerebro y pies, sin problema alguno. No es electroclash, no es electro pop a la Stereo Total en lo-fi, pero tiene un olor a chicle electrónico más que agradable.

2.- Las Brisas. Cada presentación de Las Brisas es única, inmersiva y ruidosísima. La hipnosis y el ritual se harán presentes en el Deportivo Lomas Altas. Su reticencia a grabar discos o dar entrevistas, empuja a un lugar aún más puntual el verlos en vivo. Desde la primera ocasión que los vimos, hace dos años, nos volaron la cabeza y nos dejaron al abandono club de su drone-noise bailable. Frecuencias, secuencias, vibraciones y abandonos. Uno de los mejores actos del NRMAL, sin chistar. Hace unos meses tuvieron un live streaming en las sesiones de Boiler Room. Brutal. Espectrales, densos, oscuros e hipnóticos.

3.-Boogarins. No hay mayor complicación con los Boogarins: ¿Te gustan Os Mutantes? ¿Tame Impala? ¿Mink Mussel Creek? ¿Morgan Delt? ¿Pond? ¿Psicodelia pop? Desde Brazil, un crisol multicolor, con amor y guitarras. Ya estamos ahí.

4.- Chancha Vía Circuito. Sudamérica nunca se había escuchado de esta forma, bajo un acento muy especial de su folklore, honesto y genial, sofisticado y gozoso. Tres discos lleva este argentino, que también desfiló hace poco en las sesiones de Boiler Room, que seguro levantará el menejo, el jaleo y la entrega de los que siempre quieren baile con electrónica de punta dorada. Aquí es dónde. Chancha Vía Circuito es un genio de productor llamado Pedro Canale. Su música es increíble.

5.- Diosque. Otra sorpresa pop de Argentina. Diosque maneja un pop electrónico romántico y sensual de vuelos pegadizos con delicia en sus notas. Si navegas los rumbos de Entre Ríos, del chileno Alex Anwandter o de la etapa más bubble gum de Cerati, Diosque te conectará macizo en vivo.

Lee también:  Las mejores series de 2016

6.- HTRK. Electrónica refinada desde Australia, noiser, texturoza y con sus coqueteos conceptuales hipnóticos. HTRK sumerge, desconecta el cable y no hay regreso. Vislumbramos un conecte como el del año pasado con Barn Owl.

7.-Hans Joachim Irmler. La conexión que logró Faust con el público mexicano en el Festival Aural fue arriba de especial y legendaria, como la banda alemana misma. Tener a uno de los fundadores de unos padrinazos de ese vuelo sí es para verse con atención. Electrónica pionera de vanguardia, pasajes pasados de rosca y escenarios multicontacto. Sí se va a poner…

8.-El Guincho. Cada vez que vemos al Guincho nos gusta más, se pone más bizarrito e interesante, se sorprende a sí mismo, hace la música que no puede escuchar en la radio. Hace pop y folklor, está conectado al mundo. Si los músicos son una antena de la genialidad nata de las cosas, El Guincho es una de amplio rango de percepción. Panda Bear puede estar contento de tener un compadre de Canarias, España, increíble.

9.-Buscabulla. Sólo hemos visto algunos videos, leído algunos textos y escuchado un par de mixtapes y un EP de sólo cuatro temas, y ya tenemos una entrega total hacia este proyecto de Puerto Rico. Voces sensuales, creativas, un pop refinado e impecable que lleva el caribe hacia otras dimensiones. Puerto Rico anda con buena mierda y fuego de elegante calibre. Esta es una de las cosas que no nos perderemos por nada del mundo. Ya queremos escuchar más temas, todos nos volaron la cabeza.

10.- Swans. Dice un amigo: Creo en Dios sólo cuando escucho a Michael Gira. Un final pesado para el NRMAL. Por legendario, por oscuro y retador. Una de las bandas neoyorquinas más importante de los últimos 30 años, en un set de dos horas que será el azote y placer de los adeptos al rock abrasivo y con grava. Lleven tupper.

Compártenos tu opinión:

share on: