Fiona Apple y Sean Watkins hacen un cover a la clásica balada