Corona Capital 2015. Deudas, heridas y ungüentos (fotos y reseña) | Freim