Frío Bestial, un público con mueca y una noche exprés para recordar