Hablemos de Sigur Rós

ros

¿Quiénes son? ¿Qué hacen? Hay cosas que se pueden describir con palabras, analogías, apologías u otros recursos, pero tratándose de Sigur Rós, no. A ellos se les conoce con el alma, se les aprecia del mismo modo. Son todo un conjunto de cosas las que los hacen especiales, tanto por el hecho de la creatividad, el tenor de sus melodías, los recursos que utilizan e incluso la forma de cantar. Comencemos apuntalando cada uno de estos argumentos.

Ellos mismos han mencionado que su natal Islandia les ha servido para inspirarse a la hora de componer. Y con justificada razón. ¿A quién no le inspiraría y le trastocaría el alma ver paisajes tan surreales? Grandes campiñas, hielos semiperpetuos, la cegadora nieve blanca, los fiordos y la neblina que los acompaña.

sig

El frontman Jón Þór Birgisson, mejor conocido como Jónsi, canta haciéndose del falsete. Además, su interpretación es sublime. Es un actor de la música, la vive , la siente, y eso es lo que te transmite. Si bien normalmente canta en islandés [idioma conocido por pocas personas, salvo los autóctonos], también fue bastante innovador cantar y decir palabras sin sentido alguno, sólo las que la música le produjera en ese momento. A esto lo llamó “Vonlenska“, de las palabras islandesas “Von” [esperanza] y “Íslenska” [islandés]. No tienen una estructura en particular, pero sí algunos vocablos definidos sin significado alguno. Tanto es el impacto que su tercera producción fue hecha totalmente en “Vonlenska“, además de que ni el disco ni las canciones tienen nombre, tampoco la serigrafía del disco ni el librito tienen algo. Están en blanco, dejando a consideración del escucha lo que él desee sentir o interpretar. Otras canciones de otros álbumes también están cantadas en este “dialecto”.

( )

Algo que también los caracteriza son los recursos musicales. Por ejemplo, Jónsi usa un arco de cello para tocar la guitarra. En “Hafsól”, el bajista Georg Holm [Goggi] usa una baqueta para la ejecución. Orri Páll Dýrason, el baterista, acostumbra usar escobillas. El connotado y brillante multiinstrumentista, pero lamentablemente ex-miembro, el Sr. Kjartan Sveinsson, posee un fraseo exquisito que era capaz de plasmarlo en el instrumento que él cogiera: la guitarra, el piano, la flauta transversa, xilófonos, flauta irlandesa, entre otros.

Lee también:  Guns N´Roses estremece y detona en el Domo de Cobre

Es preciso hacer una mención al cuarteto femenino de cuerdas Amiina, quienes acompañaron a Sigur Rós desde el tercer álbum hasta el sexto, así como en sus giras.

amiina

La guitarra de Jónsi fue hecha exclusivamente para él, diseñada para ejecutarse con el arco y para lo que éste tenía en mente. “The Bird” ha acompañado a la banda desde 2006 con su diseño Les Paul. Si bien la pedalera del frontman no es tan sofisticada (pues sólo posee un pedal de volumen, un booster, un Valve Drive, una estación “loop” y un Reverb), es suficiente para crear canciones que hagan volarte la cabeza, llevarte a un punto excelso de euforia e incluso romperte totalmente en lágrimas.

bird

Las letras no cuentan una historia en específico. Hay canciones con sonidos de los más experimentales como el primer álbum “Von”, pero también hay austeros como el sin título o “Svigaplatan”. Hay melancolía si hablamos del “Valtari” o el más amigable, el imprescindible “Takk…”. También está el más alegre y colorido de todos, “Með suð í eyrum við spilum endalaust”, el de sonido más agresivo, “Kveikur” y hasta el más refinado y hermoso por su orquestación como es el bello “Ágætis Byrjun”. Si bien están catalogados en el subgénero del post rock al lado de bandas de la talla de Mogwai, Mono, This Will Destroy You o Explosions In The Sky, definitivamente Sigur Rós son de los favoritos.

Tanto sus litografías como su música e incluso su idioma me parecen demasiado catárticos. Tienen canciones para todos los estados de ánimo. Yo no puedo evitar soltar lágrimas cada que veo el video o escucho “Ekki Múkk”, parece una conversación entre ángeles. Se me nubla la vista por los ojos llorosos al escuchar toda la inclusión de instrumentos en el final de “Viðrar Vel Til Loftárása” y siento un puñado de colérica euforia e implosión de mi psique en los finales de “Glósóli” y “Popplagið”. He estado a punto de desmayarme escuchando el final de “Varúð“, desde lo sigiloso de cada instrumento hasta la explosión total.

Son canciones que son color y esperanza ante tu vida gris, tales como “Ágætis Byrjun” y “Njósnavélin” o la acompasada respiración de un feto de ángel en “Svefn-G-Englar”. El grupo también ha logrado darle vida a preciosas orquestaciones en piezas tan bellas como “Starálfur”, “Hafsól”, “Olsen Olsen” y “Ára Bátur” e incluso es Imposible no mover el pie al ritmo de la alegría de “Gobbledigook” o “Inní mér syngur vittleysingur”. Hay poderosas canciones con comienzos como los de “Brennisteinn” y “Í Gær” y otras que te llevan a la introspección con la dulzura de “Avalon”, “Fjögur Píanó”. Sin embargo, los mejores 30 minutos continuos de su carrera se encuentran contenidos en las tres últimas canciones del tercer álbum, el sin título o “Svigaplatan”: “E-Bow” y su final de quebranto, la fusión en un lamento al unísono de la guitarra y la voz de Jónsi en “Dauðalagið” más el colérico y beatífico final de “Popplagið“, el tema más tocado de ellos y con el que acostumbran cerrar cada concierto.

Lee también:  Compra figuras de tus músicos favoritos cagando

Es muy difícil negarle algo a estos islandeses. Todo lo que hacen queda hecho una maravilla y eso podría ser poco decir. La mayoría de la gente llora en sus conciertos, quedan tan conmovidos por la interpretación que el único modo de liberarse es llorando y soltando palabras en forma de suspiros. Los videos que han hecho son realmente buenos, la fotografía, los encuadres y las sucesiones. Muestra de ello son los clips de “Brennisteinn” y “Viðrar Vel Til Loftárása” y qué decir de sus DVD’s como el “Heima” con en forma de documental y sus paisajes islandeses, además del “INNI” editado con la técnica fotográfica del solarizado en blanco y negro. Por lo mismo, todas sus canciones son muy brillantes.

Me es muy complicado inclinarme por una favorita, ya que si escojo una dejaría fuera muchas otras cosas sobresalientes. Se rumora que están en el estudio trabajando en nuevo material y han anunciado una gira que pasa por varios festivales. Deseo con muchísimas ansias verles pronto aquí en México. Les dejo un par de videos: “Popplagið” y “Brennisteinn”. Asimismo, una página de fans en México en Facebook en la cual pronto se organizará un tributo a ellos en vivo.

Desde Reykjavík en el 2006. Los últimos 8 minutos te llevan a un estado de trance.

Y el mejor video de ellos, a mi parecer. Todo es excelente: la música, la fotografía, los encuadres, los contrastes.

Compártenos tu opinión:

share on: