“Hello, I’m Johnny Cash”: Retrospectiva a varios años de su muerte

Top-Ten-Johnny-Cash-Albums

“Hello, i’m Jhonny Cash” seguido inmediatamente de las notas de guitarra es todo lo que usaba como introducción a sus conciertos. Con un look de outlaw característico en negro se volvió uno  de los personajes más controversiales de la época, con letras a manera de relato que hablan sobre el dolor, el amor, su adicción al alcohol y a las drogas, pero sobre todo de problemas sociales y de clases.

Hablamos de alguien que creció en una familia (compuesta por siete hermanos y un padre ausente) que luchaba contra los estragos derivados de la depresión del ’29 y el luto por el fallecimiento de su hermano mayor; lo que sonaba en la radio era música evangelista (góspel) y el programa de Jack Benny. Se enlistó en la fuerza aérea y al regresar, su vida fue bastante normal: se casó con Vivian Liberto, vendía electrodomésticos y de noche tocaba blues con “The Tennessee two”.

Al principio de su carrera debutó con Million Dollar Quartet, una colaboración con el mismísimo Elvis Presley que consistía en grabaciones improvisadas, durante este periodo trae al mundo ‘Folsom prision blues’ y junto con este, la locura en su vida.

Ésta y canciones como ‘I walk the line’ (de sus primero éxitos) comienzan a marcar el estilo que caracterizará la mayor parte de su carrera. La primera es un blues crudo que habla sobre criminales en una prisión; él, siendo un experto en narrar historias aquí lo hace al ritmo de su guitarra y cantando lo que sería una conversación habitual entre criminales que recién llegan a sus celdas: “¿Por qué te encerraron?”, “Porque le disparé a un hombre en Reno, sólo para verlo morir”. En la segunda (una de mis canciones favoritas por siempre) nos trae una balada sutil y atemporal acompañada por un country en la que relata lo que siente por ella y como por eso es capaz de cuadrarse; si pensamos en la clase de forajido que él representaba, con esta canción alcanza la redención absoluta. No por nada estas dos se encuentran dentro de los primeros 50 lugares en “las más grandes canciones de todos los tiempos” según Rolling Stone.

Cuando llega a los 30s, comienza la euforia colectiva por su música y a la par él desarrolla una dependencia a los sedantes, metanfetaminas y por supuesto al alcohol, admitiendo inclusive haber probado TODAS las drogas que tenía a su alcance. Esta es la época más controversial de su vida. Dentro de este espiral conoce a June Carter, quien se volviese su gran amor, y así mismo comienza a ganarse una voz más fuerte dentro del country y como representante de las clases menos afortunadas.

Nace ‘Ring of fire’, su primera colaboración con Carter y lo que bien podría ser un country-mariachi  que habla sobre el amor, la locura y peligros que lo rodean. Es encarcelado por lo menos siete veces por los motivos más aleatorios posibles: desde posesión de drogas, hasta incendio forestal; tal vez es por eso que desarrolla una afinidad por presentarse en reclusorios –no sólo de América, inclusive de Suecia- hasta concebir el famoso “At San Quentin” y “At San Folsom”, ambos grabados en prisiones de Estados Unidos. A la fecha, estos representan una joya de la música en vivo, ahí escuchamos al chico malo del blues de lo más rockstar conviviendo con los criminales detestados por la sociedad, interpretando canciones duras que hablan sobre drogas y la clase baja de Norteamérica.

“Durante un tiempo yo tomaba pastillas, pero después ellas empezaron a tomarme a mí” es como describe su adicción. Siempre es complicado comprender lo que puede pensar o vivir el tipo de personas que se encuentra en su posición con prácticamente todo a su alcance y sin embargo con tantas carencias. Su dependencia jugo parte importante, durante toda su vida recayó y se rehabilitó de sus adicciones, el mayor periodo de sobriedad viene con el nacimiento de John Carter Cash, su hijo con June Carter.

Ella juega un papel protagónico en su vida. Si bien su romance comenzó con una serie de locuras y desatinos, juntos se volvieron el dúo más influyente del country, ganaron Grammys, alcanzaron posicionarse en los primero lugares de las listas de popularidad, pero sobre todo, ella fue su salvación. Grabaron a dúo un cover a Bob Dylan: ‘It ain’t me’, que se convirtió en el himno de todos aquellos con relaciones conflictivas. Ella fallece en 2003 y él, en su última presentación pública, justo antes de interpretar por última vez ‘Ring of fire’ habla de ella y cuenta que siguen conectados en algún lugar y cómo continúa siendo su inspiración.

jc-june

Se ganó el apodo de “el hombre negro” porque la mayor parte del tiempo llevaba este color; si bien era porque simplemente le gustaba, a principios de los 70s sale a la luz el sencillo ‘Man in black’, el cual se convierte en el statement sobre su vestir, pero sobre todo de su música. Ahí nos cuenta que lleva una especie de luto o revelación en contra del hambre y la pobreza que muchas veces pasa desapercibida a los ojos de la sociedad, en contra de la condición que viven los criminales que ya pagaron demasiado por sus delitos y sobre todo hace referencia a las muertes de jóvenes durante la guerra de Vietnam en un verso que dice: “I wear the black in mournin’ for the lives that could have been, each week we lose a hundred fine young man”

Entro al salón de la fama del country (1980), formo The Highwaymen, apareció en diferentes películas e inclusive interpretó a un sheriff en un show con los Muppets. Presentó varios covers, desde ‘Personal Jesus’ hasta ‘Redemption song’, sin embargo la que le valdría un Grammy sería ‘Hurt’ (sí, la de Nine Inch Nails), la cual nos regala en los últimos años de su vida. En esta, escuchamos la voz grave y característica del “hombre de negro” hablar sobre el dolor en una voz a punto de desintegrarse en la nostalgia, como cuando un anciano te cuenta sobre sus mejores años y cómo ahora ya no ha conservado nada.

Nos deja un 12 de Septimebre del 2003 (unos meses después de June Carter) debido a complicaciones respiratorias. Hablar de su legado nos valdría un nuevo artículo completo, sin embargo hay cosas que de antemano podemos afirmar, como el hecho de que él fuese uno de los pioneros del Rockabilly y el rock and roll.

Al ser contemporáneo de personajes como Elvis Presley y Bob Dylan, destacó por sus letras sumamente reales y crudas, su música tenía un perfil menos comercial y más franco. Al convertirse en la voz de en un sector rezagado de la sociedad, vendió cerca de 90 millones de discos en una carrera de aproximadamente 50 años. Llegó a los oídos de todo el mundo y apadrinó a artistas emergentes dentro de la música country, pero sobre todo, defendió a aquellos quienes eran criticados por lo que se pensara correcto o no dentro de la industria o por sus formas poco convencionales de vivir.

Aun cuando estuvo envuelto en una vida polémica, parte de su legado consiste en el apoyo a diferentes ONGs para la protección y apoyo de los sectores desprotegidos de la sociedad, entre las que se incluye una asociación en Alemania, donde presto su servicio militar, y en Jamaica, dónde vivió un tiempo.

Independientemente de lo que fuera su vida, hizo un intento mediante su música de llevar el mensaje de aquellos que tuvieron una suerte diferente a la privilegiada, encarnó canciones tocando temas como adicciones a la cocaína y la soledad con el fin de que ante la sociedad estos temas no pasara desapercibidos, como lo dice en la última estrofa de su declaración, ‘Man in black’: “I’d love to wear a rainbow every day, and tell the world that everything’s okay, but I’ll try to carry off a little darkness on my back, ‘till things are brighter, I’m the Man In Black”

Términos de búsqueda:

  • Hello Im Johnny Cash

Compártenos tu opinión:

share on: