“High Hopes” el baúl de los recuerdos innecesarios que abrió Bruce Sprinsgteen | Freim