Jack White – “Lazaretto” El estandarte atípico de White | Freim