Jimi Hendrix, el eterno y electrizante inadaptado