Juan Cirerol – Todo Fine

Juan Cirerol Todo Fine

La carrera de Juan Cirerol ha crecido gradualmente y la hemos visto hacerlo frente a nuestros ojos. Como músico no es ningún aficionado y, aunque todos ahí afuera conozcan el nombre por la música que ahora ejecuta, tiene otros tantos años detrás de su nombre de pila artístico que respaldan todo lo que ha creado con él. Es un artista de esos que tienen muchos rostros y que uno de ellos es el responsable de un logro como del que ahora goza: aprovechar las bondades de una disquera trasnacional.

Su llegada a Universal no es en vano. Desde sus primeros trabajos hasta Todo Fine, el flamante nuevo disco que esta cobijado por ellos, Cirerol ha demostrado que tiene mucho que exprimir y lo sigue haciendo hasta ahora. El sonido de su nuevo disco es similar, pero mucho más ambicioso; sus composiciones gozan del mismo espíritu pero son mucho más humanas y menos viscerales. Es un disco que comparte mucho con sus antecesores, pero que al mismo tiempo tiene otras cosas que mostrar.

Lee también:  Frank Ocean confirma sus primeros conciertos en tres años

Y es que aquí Cirerol se escucha mucho más consciente y menos impulsivo. No es sólo por la hiperlimpia producción que enmarca sus composiciones, sino también por el discurso que de ellas emana y la manera en que son interpretadas. Hace falta voltear a ver canciones como La Chola y Metanfeta e ir a Mi Morra Ideal y Arrepentido Y Triste para darse cuenta. Cirerol, si se quiere ver de una manera, se ha vuelto mucho más romántico y menos irracional. Un mérito que habrá de reconocer y escuchar mientras sucede.

Muchas de las canciones de Todo Fine se escuchan como baladas que parecen haber sido hecho en algún recóndito lugar de la provincia, como La Florecilla o Carta A Mi Padre que bien puede ser una reinterpretación de aquella memorable Qué Falta Me Hace Mi Padre en nuestros tiempos. En otras como Piso De Piedra o El Farsante hay remembranzas de la locura previa al amor, también es un disco que no deja olvidar el pasado y que le canta con tristeza.

Lee también:  Frank Ocean confirma sus primeros conciertos en tres años

El manifiesto de Juan Cirerol es el de toda la vida. Sin embargo, el estar todo fine tal vez no signifique estar ahogado en alcohol y hasta la madre en drogas en esta ocasión. Tal vez sea una manera de describir que el puro sentimiento basta para dejarte inconsciente y que, una vez que le agarras cariño, puedes incluso hacer canciones tristes de amor para sentirte bien. Cirerol no está devastado, ni cabizbajo. Cirerol está todo fine antes que nada.

Compártenos tu opinión:

share on: