Klaxons – Love Frequency “Londres, tenemos un problema”

love frequency

@alandmc

En algún punto de 2007 pudimos escuchar un sencillo que impulsaría a una agrupación proveniente de Inglaterra, la cual con sus coros repetitivos, melodías de voz y sonidos poco comunes, inundaron a lo largo del año las estaciones radiofónicas, nos referimos a Klaxons, quienes lograron volar algunas, muchas, cabezas cuando ‘Golden Skans’ se posicionó en las partes más altas de los charts musicales, siendo para los medios especializados, el mejor sencillo de 2007,el álbum que contenía dicho tema, llamado “Myths of the Near Future”, fue galardonado con el mismo reconocimiento, marcando un debut contundente en la historia de la agrupación.

Siete años, y un álbum después, llega a nosotros la tercera placa de estudio de esta agrupación, la cual sale bajo el nombre de “Love Frequency”, 11 tracks que se encuentran plagados de los recursos que les dieron tanta notoriedad, pero que desafortunadamente distan de lo que escuchamos en ese 2007. De forma general encontramos en el álbum temas contrastantes, que se mueven entre la pasividad y el frenesí, el sonido para está producción constó de, en su mayoría, recursos electrónicos, por lo cual la experimentación y contraste siguen una linealidad que le brinda un concepto sonoro.

Dentro del álbum encontramos tracks que valen la pena mencionarse, como el caso de ‘New Reality’, en donde puede percibirse un bajo de elementos electrónicos, así como arreglos minimalistas y un beat poco digerible, como resultado tenemos un tema opaco, con energía y de vocalizaciones agudas, éste da la bienvenida al material y lo hace de una forma inestable, a pesar de esto, conforme pasan las canciones nos encontramos con buenas composicionesShow Me A Miracle’ es buena prueba de ello, tema que en su desarrollo se tiñe con elementos hip hop, gracias a sus beats lentos, así como de un piano seco y arreglos extravagantes, de sonidos frescos y reverberantes, que en conjunción, nos brindan un tema agradable, fresco y divertido. Repitiendo la frase ‘Out Of The Dark’ es como da inicio dicho tema que continúa con esta sensación de frescura, gracias a sus coros repetitivos, línea de bajo electrónica, así como sintetizadores profundos, aunque lo más destacable del track son sus arreglos dinámicos, quienes ven su punto más fuerte al momento de escuchar el coro.

Lee también:  Mira en un video todas las películas que salieron en 2016

Otro de los temas destacables es ‘Invisible Forces’ muy parecido a lo primero que escuchamos de ellos, el track se acompaña muy bien de teclados ochenteros con sonidos reverberantes, el punto más alto de éste llega en el solo de guitarra, en el cual la explosión de sonidos le brinda un gran momento al álbum en general. Inmediatamente después suena ‘Rhythm Of Life’ el track más electrónico de todo el material, con pequeños arreglos vocales, escuchamos a lo largo de secuencias gruesas y beats bailables cinco minutos de inocentes sonidos industriales, mostrando algo más variado de lo que se había mostrado a lo largo del álbum.

De igual manera uno de los momentos apreciables fue cuando escuchamos ‘Liquit Light’, que rompe toda la carga del álbum, le quita linealidad, que en ese punto empezó a mermar un poco, a pesar de ser un tema tranquilo, rompe y hace un fuerte contraste con lo demás del álbum, brindando un respiro completo. Finalmente, otro de los temas a destacar es el que le da nombre al disco, y que termina con éste, se trata de ‘Love Frequency’, tema fresco de secuencias frenéticas, que al combinarlo con los sintetizadores pasivos nos da una bomba sonora, de esencia dinámica, con el que va aumentando el baile conforme los elementos se integran a lo largo de la canción.

Lee también:  Descendents, la banda que creció aunque no quería

En general podemos decir que el trío nos entregó una producción multifacética, tiene desde temas profundos, hasta digeribles y redundantes, por lo cual esa diversidad se aprecia bastante, a pesar de esto, el material no termina de conectar con el escucha, toda esa fuerza y dinamismo que se genera no llega a un punto concreto, por lo cual en algún momento determinado se siente como si estuvieras escuchando una canción muy muy larga, y esto hace que se pierda en el abismo y no llegue a ningún lado.

Sí lo que buscas es bailar durante un rato, algunos tracks podrán cumplir ese cometido, fuera de ello, por lo demás no es tan trascendente como debería, todo parece apuntar que el punto más alto que hasta ahora ha tenido Klaxons ya sucedió, hace siete años.

Compártenos tu opinión:

share on: