La chaviza quiere ruido: los jueves son de noise en el Aural