La inmortalidad de Bauhaus, cumple 35 años