Lady Gaga… y su nauseabunda presentación en el SXSW