Last Leaf Down, lo más sorpresivo de la escena black | Freim