“Lightning Bolt” el 10 de Pearl Jam

lightningbolt-608x608

Jeronimo Luna @jlhmomo

 

Cuatro años han pasado desde que “Backspacer” fuera lanzado entregándonos  nuevos cortes musicales de una banda que ya se debe de considerar como una clásica y básica dentro de la historia del rock. En el inter de esos cuatro años la banda llegó a los 20 años de existir como Pearl Jam y el festejo también fue para los seguidores a los que nos agasajaron con un sinfín de materiales para conmemorar las dos primeras décadas de la agrupación, entre lo que pudimos tener el largometraje biográfico “Pearl Jam Twenty”, lleno de historia y nostalgia, hasta la visita que hicieron a nuestro país en noviembre del 2011. Después de eso la banda bajo el ritmo y volumen de su música; sus miembros dieron prioridad a sus proyectos individuales y comenzaron a trabajar y a darle forma a “Lightning Bolt”, su décimo disco de estudio y que es sin duda un trabajo que refleja su experiencia, categoría y madurez como banda.

Siempre que hay que comentar sobre un nuevo disco de Pearl Jam surgen comentarios encontrados, tanto en fans como en detractores y “Lightning Bolt” no tendría por qué ser la excepción a la regla. Descubrir el hilo negro no es el negocio de Vedder y compañía, eso pasó hace 20 años, cuando se aventuraron en una escena nueva y arriesgada a la que tuvieron a bien llamar “Grunge”y sobrevivieron. Por eso es que ahora se pueden dar el lujo de dejar a un lado las pretensiones y dedicarse a hacer bien lo que saben y tal vez coquetear con la experimentación rítmica, sonora y poética, pero solo un poco. No han querido cambiar los elementos básicos de la formula pues no es necesario y eso quedó claro en cuanto nos enteramos de que Brendan O’Brian nuevamente hace gala de su genio, pero sobre todo del conocimiento que los años y las colaboraciones le han dado sobre cómo funciona, cómo debe de sonar y cómo debe ser un disco de Pearl Jam.

Lee también:  Mira en un video todas las películas que salieron en 2016

“Lightning Bolt” es eso, es una entrega llena de sonidos clásicos en la discografía de la banda. Puede incluso sonar a antología montada en nuevas canciones.

Desde que pudimos escuchar el primer sencillo ‘Mind Your Manners’ quedo claro que la intención del disco es gustar a su fieles y eternos seguidores y si en el camino se allegan unos más, no está mal, pues es un sencillo lleno de una energía que hacia un par de discos no se escuchaba en ellos pero huele a “Ten” o “Versus” con ese fondo en la letra de inconformidad y reclamo.

El segundo sencillo que se escuchó ‘Sirens’, que al igual que ‘Future Days’ que es el track que cierra el disco, es de esas baladas que a Vedder le gustan y le quedan, porque sabe como interpretarlas y porque sabe cómo llenarlas con su peculiar estilo que se escucha mejor que nunca. Eddie deja claro que ha logrado dominar su poder vocal y que, si así lo desea, puede transformar su voz de un grito de protesta y hartazgo a un momento de melancolía o de recuerdos amables.

‘Pendulum’ es tal vez el tema que más se arriesga a la experimentación y búsqueda de algo que no suene tan familiar. Pero nada que no hayan intentado en algún otro disco, como en “Vitalogy”.

Y cuando llega el turno de escuchar ‘Sleeping By Myself’, no hay más que ponerse de pie y reconocer que hicieron la tarea. Encontraron la manera de darle la vuelta a una versión original que ya de por si es buena y que apareciera en el disco como solista de Eddie Vedder “Ukulele Songs” y hacer que pareciera que la pieza fue confeccionada para este disco en especial. Sin duda alguna, me quedo con esta nueva versión.

Lee también:  Las mejores series de 2016

No hay que buscarle cinco pies al gato, estos cuarentones de Seattle tienen un camino perfectamente delineado y con “Lightning Bolt” no están buscando transitar hacia lo desconocido. Saben en donde tienen que pegar porque es ahí en donde gustosamente a sus fans les gusta que les peguen y en este disco lo vuelven a hacer. La destreza que demuestran al momento de ejecutar sus instrumentos tanto Mike McCready como Jeff Ament sorprende no por nueva, sino porque han mantenido ese sonido tan de ellos y se dedican a refinar puntos muy específicos para que cada vez que los escuchemos disfrutemos de ello y suene fresco.

Una cosa me queda clara y que nuevamente será la discusión acerca del “Ligtning Bolt”, a quienes no les gusta Pearl Jam les parecerá un disco más, que no ofrece nada nuevo y que solo es un intento por no parecer viejos y permanecer vigentes en las ventas. Para sus seguidores es un esperado nuevo disco que no decepciona en su sonido ni en sus letras, que cumple con lo que se espera de Pearl Jam a pesar de venir de una corriente muerta y sus 22 años a cuesta. Fuera pretensiones tanto de la banda como de sus fans.

Compártenos tu opinión:

share on: