Lo bello y lo triste de Mono (o cómo sonaría una novela de Kawabata o la ópera prima de Lars Von Trier)