Los festivales están matando a la música y quieren vendernos el cadáver