Malos fans: lo peor que le puede pasar a la música

malos fans

En todo el tiempo que llevo escribiendo de música he visto cómo a varios colegas y a mí nos han acribillado en comentarios de reseñas o editoriales, en donde hablamos sobre cierto grupo diciendo que su último material no es tan bueno o que la banda ya perdió la magia que tenía antes.

Comentarios como “perdí mi tiempo leyendo esto”, “el que escribió esto es un idiota”, “equis banda es la mejor del mundo y tú estás mal” y así, por el estilo, son el pan de cada día en los lugares donde se critica o reseña algo. Pero todo eso es culpa de los fans.

No digo que los fans sean malos, al contrario, gracias a los fans hemos sido capaces de conocer a interesantes bandas, como el caso de Arctic Monkeys, la primera que me viene a la mente, quienes alcanzaron fama desde antes de lanzar su primer disco gracias a sus fans que corrieron la voz a través de internet.

Sin embargo también hay otro tipo de fans, oscuros, testarudos y nocivos, un grupo de gente al que me gusta llamarlos “los malos fans”.

Voy a decirlo fácil y sin rodeos: Lo peor que le puede pasar a la música son esos fans tercos que no aceptan cuando su banda lanza un mal disco o una mala canción, y tristemente es lo que más pasa en estos días.

Lee también:  5 películas mexicanas completas para ver en YouTube

Si una banda lanza un mal disco y sus fans cegados compran el álbum, dicen que es lo mejor que han hecho en la historia y lo ponen en un sitio casi sagrado, lo único que van a conseguir es que esa banda se duerma en sus (falsos) laureles, al no recibir crítica alguna pensarán que están haciendo las cosas bien y dejarán de buscar nuevos sonidos y dar nuevas ideas, hasta que, sin darse cuenta, pasen dos años y lancen un disco más feo que el anterior y el cual de nuevo los malos fans volverán a adorar, convirtiendo a la banda en un ente gris sin creatividad, sí, como The Strokes después de su tercer disco.

stro

Todas, absolutamente todas las bandas tienen alguna canción o disco malo, yo soy fan de The Beatles y sé que los primeros discos están sobrevalorados, soy fan de Oasis y sé que tienen canciones aburridísimas como ‘Who Feels Love’, soy fan de Arcade Fire y sé que “Reflektor” no es el disco que esperábamos todos, no me caso con esa idea de que una banda siempre va a ser buena sólo por el nombre.

Lo difícil aquí es causar un cambio, es hacer que esos fans tercos y cegados por la venda de “mi banda es mejor de la tuya porque yo lo digo”, abran los ojos y se den cuenta de que hay un lado oscuro, un lado negativo y una canción horrible en su reproductor musical.

Lee también:  10 canciones de amor para dedicar

Pero eso no depende de nosotros, eso depende de ellos mismos, tienen que abrir su panorama y hacer lo más difícil de la vida (para cualquier aspecto) salir de esa zona de confort, soltar ese disco viejo y quitar ese poster empolvado de esa banda a la que rinden tributo casi religioso, abrir la puerta y darse cuenta de que no todo son Zoé, Interpol y The Strokes, por dar algunos ejemplos, además de que no son tan buenos como dicen.

Así que si tienes un amigo o conocido que sea un mal fan, toma tus discos y préstaselos, dale nuevas opciones, abre su panorama auditivo, háblale de esa banda francesa que debería conocer o de esa banda británica que está moviendo todo el under, preséntale a esa guapa solista europea y también hazlo escuchar a los clásicos, con la esperanza de que este baño cultural musical lo haga darse cuenta de que esa banda que él creía la mejor del mundo, no es más que una copia de la copia de algo que se estaba haciendo en los sesenta.

Compártenos tu opinión:

share on: