Más allá del tiempo y la percepción. Caifanes en el Palacio de los Deportes