Melancolía y ocio, el nuevo camino de Palms | Freim