Mercenarios, máscaras y México… da como resultado Army of Two The Devil’s Cartel.

9ad7d231a57dcffaa99d5f95d8204ef3

 

Mercenarios, máscaras y México… da como resultado Army of Two The Devil’s Cartel.

La serie Army of Two comenzó con fuerza y nos brindó una experiencia quizá predecible, pero también inspirada y con algunas mecánicas de manejo destinadas a fomentar el componente táctico y cooperativo. Contra el Imperio de la Droga.

 

La decisión de retirar el protagonismo a Rios y Salem, y no es que fueran los dos héroes más carismáticos del mundo precisamente, pero al menos tenían cierto carácter y una personalidad medianamente trazada. En el nuevo Army of Two son sustituidos por Alpha y Bravo (sic), cuyos típicos nombres ya auguran la clase de tratamiento superficial que va a recibir su carácter.

 

Nuestros enemigos serán miembros de los cárteles de la droga de la zona, y como siempre en estos casos minimizamos la importancia del argumento si se sabe anteponer una experiencia divertida y adictiva por encima de él. 

IVAN22

 

Asociándonos con un amigo podemos lograr que el conjunto resulte algo más entretenido, sensación que se verá aumentada de forma notable en caso de los amantes de la violencia, aunque los aspectos colaborativos quedan más en nuestra mano que en la de las escasas propuestas que llevan a cabo sus mecánicas jugables.

 

La campaña nos lleva a lo largo de distintas misiones por diferentes telones de fondo de la zona, y de hecho nos brinda algunos de ellos de cierto interés por su componente sorprendente. La acción en todos ellos es igual de directa y de rácana en cuanto a posibilidades, pero desde luego no podemos acusar al programa de no resultar variado en cuanto a las temáticas de esos niveles. La oferta jugable del nuevo Army of Two, eso sí, se reduce a ese modo historia, cuyo único interés rejugable viene de disfrutarlo en otro de los tres niveles de dificultad, o en el cuarto que se libera al terminarlo.


IVAN23

 

Lee también:  Mira unas de las portadas más emblemáticas de la música hechas gifs

Con la cruceta del pad podemos dar sencillas órdenes a nuestro compañero cuando éste lo dirija la inteligencia artificial.

Los aspectos más básicos relacionados con el control o la propia acción de Army of Two están a la altura de sus dos predecesores, en cuanto al apuntado. Eso sí, hay que matizar que en The Devil’s Cartel estamos condenados a utilizar auto-apuntado, sin opción de desactivarlo y sin importar el nivel de dificultad escogido: algo que resta todavía más profundidad y diversión a la experiencia, y que resulta del todo inexplicable en pleno año 2013.

 

Por lo demás el uso de coberturas vuelve a ser fundamental para salir adelante, y tendremos que utilizar cualquier cosa que pueda servir para parapetarnos y superar así algunas de las más locas situaciones. Tras el objeto escogido tenemos las opciones habituales del género: pudiendo disparar apuntando, lo que nos expone al fuego enemigo, o hacerlo a ciegas con la pérdida de precisión que eso supone, pero sin exponernos. El giro del título reside en la utilización del motor de destrucción para los escenarios, que garantizará que en más de una ocasión nuestra barricada se desintegre dejándonos vendidos ante las armas de los rivales.

 

No obstante el mayor problema si jugamos con alguien es que el programa no anima en absoluto a cooperar, y fomenta más un estilo de juego en el que “cada uno vaya a lo suyo”. Hay algunos momentos en los que la colaboración es inevitable por el diseño de la situación, pero éstos momentos son puntuales y aislados, y no representan en absoluto la esencia de un juego que por lo demás parece formulado para un disfrute… digamos “poco social”. Este hecho es especialmente doloroso teniendo en cuenta que Electronic Arts descartó cualquier tipo de multijugador competitivo, que sí tenían los anteriores, con el pretexto de centrarse en una campaña cooperativa caracterizada por su intensidad.

 IVAN24

 

Lee también:  Comienza el orden en el Metro de la CDMX

Los momentos de “tiro al pato” con los enemigos cruzando como pollos sin cabeza nuestra línea de visión serán una constante.

Así cuando esto sucede arrasamos, literalmente, con personas, objetos, paredes o todo lo que se ponga de por medio. Es entonces únicamente cuando brilla el motor de destrucción que propone Frostbite 2, aunque se trata de una presencia meramente cosmética y con muy pocas implicaciones desde el punto de vista jugable. Si el hecho de hacer pedazos un muro aportara algo a nivel de diversión su implementación ganaría muchos puntos, pero acaba reducida a la mínima expresión y a hacer todavía más patentes las deficiencias del programa.

 

IVAN25

 

Personalizar el arsenal será una necesidad para adaptar el juego a nuestro estilo.

El juego cuenta, además, con la posibilidad de personalizar nuestro aspecto en cuanto a las mencionadas caretas, la ropa o incluso los tatuajes, todo ello canjeable por el dinero in-game que obtengamos en las distintas misiones.

IVAN26

 

Desde el punto de vista sonoro la música hace un buen trabajo aunque sin estridencias, y los efectos de las armas son tan poderosos como los salvajes desmembramientos que causan sugieren.

 

No lo juegues si:

  • Esperas un título revolucionado ya que extrañaras a los antecesores protagonistas por su ausencia.
  • No tienes forma de jugar acompañado o sufrirás una desesperación y  querrás matar a la IA por no hacer lo que tu quisieras.
  • Lo tuyo es la aventura sin ningún otro motivo o razón ya que podrá ser frustrante.

Juegalo si:

  • Quieres jugar en equipo con alguien mas y poder disfrutar la historia es un buen pretexto.
  • Te gusta personalizar tus armas, tu ropa y presumirlo a los demás.
  • Eres fan de la historia y quieres darle una buena oportunidad nueva a la historia.

 

Términos de búsqueda:

  • fotos de la mascara de army of two
  • army of two the devils cartel mascaras

Compártenos tu opinión:

share on: